Close

Una carta de motivación para ti y para mí Léela antes de que sigas escribiendo

Sé que no soy la única que tiene bajones. Por alguna razón, hay una época del mes en que siento que no sirvo para nada, en que creo que todo lo que me esfuerzo nunca tendrá recompensa, porque nunca logro ver el final. A veces es porque aún me queda mucho camino por recorrer, otras veces es porque, de hecho, no existe ese final. Escribir es un proceso con varias metas. Y cumplir una meta no significa que el trabajo termine. Por eso mismo, es un camino tan largo que me cuesta ser constante y mantener la motivación a flote.

Por eso quiero escribir una carta tanto para ti como para mí, porque todas necesitamos un apoyo de vez en cuando: un empujón o incluso una patada para motivarnos.

Querida escritora, antes de todo quiero decirte algo que te parecerá bastante obvio, pero que a veces olvidas o niegas por miedo: ERES ESCRITORA. Valórate por lo que realmente eres. Publicar te permitirá llegar a un público más amplio, pero no por ello te convertirá en mejor persona. Aprecia las pocas amistades que te apoyan y que adoran (y saben criticar) lo que escribes, porque al fin y al cabo lo que importa no es el número, sino la calidad.

Date tiempo, no corras prisa. Descansa cuando lo necesites. Es natural que tengas envidia cuando alguien logra algo por lo que tú has luchado durante mucho tiempo, pero esa no es una excusa para martirizarte. Si sigues trabajando algún día te convertirás en la persona que siempre has querido ser. Recuerda que todas esas personas también lucharon en su momento y, al igual que ellas, tú también tendrás tu momento de gloria. Y recuerda que no hay que correr. Las metas se consiguen con dedicación y paciencia.

Y, quizás, lo más importante de todo: disfruta del proceso de alcanzar tus sueños. Es algo que no se volverá a repetir porque, de verdad, te aseguro que algún día echarás la vista atrás y te arrepentirás de haberte abandonado por el camino. Y no me refiero a tu sueños, sino a tu cuerpo y esa vida que intentas aplazar: amigos, estudios, trabajo y familiares. Cuídate.

La que te quiere mucho (aunque a veces no lo parezca),

 

Tu yo interior

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Ey, ¡el contenido de este blog está protegido!