Blog

Que no os hagan creer una sola cara de la moneda Y otro aesthetics de regalo

Últimamente estoy un poco saturada con el blog, los exámenes y la novela. Perdonadme si me salto una semana y no publico… Pero todo tiene su lado bueno, porque me alegro de anunciar que: ¡#ProyectoGenderless está en su recta final! Para ser exactos, le falta unas quince mil palabras, nada comparado con las casi ochenta y cinco mil que llevo escritas hasta ahora.

Llevo desde febrero escribiendo esta historia día tras día. He arriesgado mis horas de estudio y me he obligado a escribir mil palabras a diario. He intentado no sentirme mal cada vez que no alcanzaba la meta, o lo he compensado con una entrada en el blog (como ahora). Y aun así, pese a todas las entradas que escribo queriendo motivaros a escribir, no consigo aplicarme mis propios consejos. Y si no sabéis de lo que hablo, os recuerdo estas entradas: Una carta de motivación para ti y para mí y Otra carta para ti y para mí.

No todo en la vida es de color rosa. No todo en la vida de un escritor es éxito y fortuna. Esa es solo una parte del trabajo duro. La cara oscura del trabajo, los fracasos, la desesperación y el miedo, no se muestra en las redes sociales. Esa sensación de perfeccionismo que nos dan otras personas es simplemente una imagen superficial. Muchas veces lo eligen así por una mera razón de imagen pública o porque creen que sus fracasos son demasiado vergonzosos para hacerlos públicos.

Pero a veces también hay que recordar que sin fracaso no hay victoria. Yo también tengo miedo de que después de todo este tiempo escribiendo, #ProyectoGenderless se quede encerrado en un cajón, al igual que pasó con #ProyectoMP. Por mucho que diga que está bien descansar de vez en cuando, también me angustio cuando no escribo las mil palabras diarias. Y, aunque sepa apreciar el trabajo de los demás, también me muero de la envidia cuando alguien consigue un propósito por el que he estado trabajando tantos años.

Pero a veces se nos olvida que esa persona también ha trabajado, también ha sufrido envidia… Pero que no os hagan creer una sola cara de la moneda.

Los humanos estamos hechos de tres dimensiones, no de dos.

Y de regalo os dejo un aesthetics de otro de los personajes de #ProyectoGenderless al que quizás ya conozcáis, porque alguna vez se me ha escapado su nombre por Twitter:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *