Blog

¡Que lluevan las ideas! 5 consejos para inspirarte

¿Cuántas veces has tenido un parón escritor? Intentas crear una historia, pero las palabras no fluyen. Cuando te das cuenta, el problema no está en la página en blanco, sino en las ideas. No te has planteado qué escribir y, por mucho que le des vueltas, no se te ocurre ninguna idea. Todo te parece mediocre y cliché. Te entiendo. Yo también he tenido esos momentos de angustia de “quiero escribir algo, pero no sé el qué”. Por eso te traigo algunos consejos para inspirarte. Aunque te aviso: todos y cada uno de ellos están basados en mi experiencia.

No creo en las musas ni en la iluminación divina. La inspiración es algo que se trabaja a diario. Quien me siga en Twitter, sabrá que este año he participado en la convocatoria de Alucinadas IV (¡a probar suerte!). Nunca he escrito ciencia ficción. Entonces, ¿cómo iba a empezar el relato? Lo mismo ocurre con la convocatoria de Aterradas: ¿cómo voy a escribir un relato de terror si es la primera vez que toco el género?

Pues aquí te dejo algunos consejos que me han servido para poner las manos sobre el teclado. No hay ninguna fórmula mágica para llamar a la inspiración, y puede que, en tu caso, estas recomendaciones no funcionen. ¡No te preocupes! Solo necesitas trabajo, tiempo y paciencia para encontrar la combinación que mejor se adapte a ti.

 

1- Obtén una idea central

Decide cuál va a ser la imagen principal de tu texto y construye una historia alrededor de ella. Puede ser cualquier cosa: noticias, fotografías, personas, canciones… No hay límites. Trabaja con algo con lo que te sientas cómodo, y desarróllalo.

2- Documéntate

Busca toda la información que puedas sobre esa idea que has obtenido en el primer punto y apunta lo que encuentres en una libreta, en una página de Word, en un post-it… ¡No importa! Si encuentras datos y curiosidades interesantes, surgirá una buena trama para tu historia.

3- Destroza tu idea

¿Te he dicho que construyeras una historia alrededor de tu idea? Pues ahora hazla añicos. Navega en ese espectro que has creado tras la documentación y enfoca la historia desde otra perspectiva. No te centres solo en la imagen del principio. Olvida todo lo que te he contado en el punto uno.

Así, destrózala con gusto. 

4- Haz una lluvia de ideas

Si no sabes qué es una lluvia de ideas: consiste en apuntar todas las palabras o conceptos que se te ocurran en un corto periodo de tiempo. Pueden tener o no relación entre ellas, pero eso no importa. Lo importante es escribir todo lo que se te pasa por la cabeza en un milisegundo. A esta técnica también se le llama tormenta de ideas por el calco del inglés brainstorming. Es un nombre bastante acertado: ¡apunta todo lo que se te ocurra a la velocidad de un rayo!

5- Piensa

Piensa, piensa, piensa. Dedícate horas a darle vueltas a tu historia. Deja que fluya en tu cabeza. No hagas nada más. Siéntate en el sofá y reflexiona con la mirada perdida. No dejes que tu mente funcione como si de un filtro se tratase: tienes que retener y considerar todas las ideas que se te ocurran. Una buena trama necesita una buena reflexión.

 

¿Qué te han parecido estos consejos? Son los que mejor me funcionan a mí a la hora de escribir. Dales una oportunidad. ¡Me encantaría leer tu experiencia! O, quién sabe, quizás también tengas tus propios consejos para no quedarte en blanco. ¿Qué tal si los compartes con nosotros? No los guardes bajo llave.😉

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *