Blog

Propósitos literarios (y no tan literarios) para 2019 Vamos a empezar el año con buen pie

¡Feliz año nuevo! ¿Qué tal las vacaciones? Y aún más importante: ¿qué tal los exámenes? Recordad que vuestra salud mental es muy importante y que no debéis estudiar en exceso. Descansar es importante, aunque hay mucha gente que ha decidido tomar el toro por los cuernos y empezar el año escribiendo desde el primer día. En mi caso, desde que he empezado los exámenes finales aquí, en Dublín, no he podido abrir ni un solo archivo en Word. Pero he decidido tomarme un pequeño descanso para ordenar mi lista de propósitos de año nuevo. ¿El objetivo? Cumplirlos, obviamente.

Reconozco que nunca me ha gustado hacer una lista de propósitos, porque lo más probable es que no los cumpla todos. Quiero abandonar la negatividad y por primera vez sentirme orgullosa de haber logrado algunos objetivos y no centrarme en los que no he conseguido. Este año quiero aprender que escribir una lista de propósitos no implica que los vaya a cumplir todos. Puede que algunos los abandone, otros los cumpla satisfactoriamente y los que queden dejarlos a medias para que descansen.

 

1) Publicar El órgano mariposa: para quienes no lo sepáis, el 8 de febrero publico un nuevo relato en Lektu (del que hablo en esta entrada) y estoy muy emocionada por que conozcáis el mundo en el que se ambienta esta historia de ciencia ficción. Por ahora no he desvelado ni la cubierta ni la sinopsis, pero ¡preparaos! En cuanto la trama y la portada se desvelen, habrá una sorpresita para todos los que me habéis estado leyendo y apoyando hasta ahora.

2) Sacarme el examen NOKEN 3 de japonés: siempre ha sido esa lengua que o me gusta o la detesto. No hay punto medio. Tengo que llevarla al día si no quiero olvidar todo lo que he estudiado durante los últimos tres años, así que tengo en mente prepararme el nivel 3 del Japanese-Language Proficiency Test (日本語能力試験 o JLPT), lo que equivale al nivel intermedio. Tampoco estoy muy convencida de sacármelo en 2019 porque solo existen dos convocatorias, una en julio y otra en diciembre, y el tiempo se me echa encima. Pero me conformo con al menos prepararme los exámenes.

3) Comprar más libros en formato e-book: tengo un problema. Siempre que una autora publica una nueva novela, quiero esperar a comprar el libro en físico, pero nunca lo hago. Puede que sea porque no puedo permitirme el precio en ese momento o porque acabo olvidándolo al cabo del tiempo. Sea lo que sea, cada vez que esto ocurra voy a comprar la novela en formato digital. Es más barato y mis estanterías lo agradecerán, porque ya no cabe ni un alfiler en ellas.

4) Ver más películas: no os podéis llegar a imaginar ni de lejos mi falta de cultura cinematográfica. El año pasado empecé a ver algunas películas y siento que he descubierto un nuevo mundo narrativo. Ayer mismo vi Blade Runner y Blade Runner 2049 y no me arrepiento ni lo más mínimo. ¡Sentíos libres de recomendarme cualquier película!

5) Empaparme un poco más de la cultura irlandesa y asistir a actos culturales: no me refiero exclusivamente a la música tradicional, sino conocer el paradero de la literatura, el cine y la música actual. Uno de los libros juveniles más vendidos en el país es Oh my God what a complete Aisling, de Emer McLysaght y Sarah Breen, al que tengo muchas ganas de leer en cuanto encuentre un ejemplar en la biblioteca. Otro de mis últimos descubrimientos es el grupo de música Pillow Queens, formado por cuatro chicas que hablan de «desesperación, crisis internas y falta de confianza».

6) Asistir a eventos literarios: es muy, pero que muy complicado ahora que estoy en Dublín. Muchas autoras han anunciado sus novelas para esta primera mitad del año y sé que va a ser imposible asistir, pero espero con ganas acudir a todas que las que se anuncien después del verano. Añoro un poco encontrarme con amigas en las presentaciones, empaparme de literatura e inspirarme en los eventos.

7) Escribir más relatos: tengo unos cuantos relatos guardados que no quiero publicar por el momento, pero me encantaría escribir algunos más, reunirlos y crear un libro. Esta idea ya se me había ocurrido tiempo atrás, pero no reúno las palabras suficientes para que formar un recopilatorio de un grosor considerable.

 

Y hasta aquí llegan mis propósitos. ¿Vosotros tenéis alguno? ¿Y literarios? ¿Y no tan literarios? ¡Contadme!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *