Blog

Los escritores y la falsa sensación de descanso en vacaciones Descansa: te lo mereces

Las vacaciones ya han empezado para muchos, pero para los escritores es solo una época más para escribir. Incluso diría que una época de sobrecarga de trabajo. Eso es lo que he sentido durante estos días: ansiedad por ver que no avanzaba en la corrección de la novela, cansancio por el calor, sensación de no aprovechar el tiempo. He descubierto que las vacaciones son una mentira, que me dan la falsa sensación de descanso. Así que he pensado:

¿De verdad los escritores tenemos vacaciones?

Soy de esas personas que necesitan tener las manos ocupadas. Lo he comentado alguna vez en la carta que escribí en el blog hace unos meses: no sé descansar. He llegado a pensar que por tener más tiempo libre podría escribir más. Pero era mentira: solo he entrado en un bucle de culpa y ansiedad. Mi mente no daba más cabida a la escritura. No puedo centrarme en una sola actividad a la vez: necesito trabajar en varios proyectos a la vez para mantener la motivación y la atención.

Y eso es lo que he hecho. Me he dado entre una y dos semanas de descanso de la corrección de #ProyectoGenderless para centrarme en otros relatos que estoy escribiendo. No debería sentirme culpable por ello. Pero poco a poco he empezado a convivir con ello.

Esta entrada es una justificación y un consuelo de mi yo pasado para mi yo futuro. Puede sonar algo egocéntrico, pero de verdad que necesitaba dejarlo por escrito. Quizás así ayude a alguien, a algún escritor con aires perfeccionistas que, con toda la buena fe del mundo, solo pretende trabajar y acaba tragado en un pozo de ansiedad.

Y antes de marcharme os anuncio que estas dos próximas semanas (viernes 17 y 24) el blog cerrará por vacaciones, así que no publicaré ninguna entrada esos días. Hay que desconectar, escritores. Pero ¡desconectar bien! Porque nos lo merecemos.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 comentarios en “Los escritores y la falsa sensación de descanso en vacaciones Descansa: te lo mereces

  1. Tienes toda la razón, hay veces que no nos damos cuenta de que aunque estemos realizando una actividad que nos gusta y es vocacional, cansa psicológicamente y hay que darse respiros. Aunque sea dos o tres días cada cierto tiempo de no pensar en ello y dedicarse a otras cosas.

    Interesante entrada. Felices vacaciones!

    1. Pues sí. Es muy bonito pensar que lo vocacional se trabaja día a día porque es lo que nos gusta, pero a veces olvidamos que nuestro cerebro necesita un respiro.

      ¡Felices vacaciones, Stiby!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *