Close

El hilo rojo Un relato dedicado a mi madre

Las historias cerradas no existen. No hay palabras ni páginas suficientes que puedan encerrar un relato. Cuando terminas un libro, las historias se deshilachan y se alargan sin fin. Tras cerrar un libro, las ideas viven a tu lado. Te arropan a la hora de dormir. Te abrazan cuando estás triste. Te ayudan a tomar decisiones y, así mismo, a seguir adelante, a dar un paso al frente cuando lo necesitas.

Quizás es por eso que me gusta contar las historias que hay detrás de los relatos. Las tres páginas de El hilo rojo, al fin y al cabo, no pueden resumir toda una vida. ¿Y por qué digo esto? Pues porque una historia no son solo palabras escritas. También hay recuerdos, deseos y miedos escondidos tras las líneas. Algunos lo llaman transmitir un sentimiento.

Esa es la razón por la que me gustaría hablar de la historia que esconde El hilo rojo:

Aintzane (que, por si no conoces a este amor de persona, dejo su blog aquí) organizó una antología de relatos a la que llamó Héroes. El único requisito para participar era inspirarse en el siguiente poema de milk and honey, de Rupi Kaur, publicado en España como Otras maneras de usar la boca:

Si haces clic a la imágen, podrás leer el resto de relatos participantes, que son igual o más preciosos que el mío.

La idea de El hilo rojo surgió tras la fusión de dos imágenes. «Pain» me recordó a mi madre, pero no como a una madre en sí, sino como a una mujer como otras que deben sobrellevar el peso de un género. «Gold», por su parte, me recordó al hilo de oro de la mitología griega, y me trajo a la memoria el mito de Teseo y Ariadna. A partir de ahí, la historia surgió sola: la imagen de mi madre cosiendo apareció en la otra punta del pasillo, junto a la ventana de la cocina. Y, aunque no la haya empezado aún, la falda que describo en la historia es real. Aún es un trozo de tela roja embutida en el armario, pero pronto tomará una forma. Cuando llegue ese momento, me gustaría enseñarla como recuerdo de este relato.

Espero que disfrutes mucho de esta pequeña historia. Sin embargo, antes me gustaría recordar algo:

Todo lo que explico en ella es real.

Incluso la leyenda del hilo rojo.

Recuerda que si te ha gustado esta entrada, puedes compartirla en tus redes sociales y que, si quieres contactar conmigo, tienes a tu disposición la sección de Contactos.

⬇  ⬇  ⬇

NOTICIAS FRESCAS

¡Pronto abriré la sección de traducción que os prometí la semana pasada! Se llamará Neotraducciones, y contará con la ayuda del poeta Josep Pedrals.
🌻Espero que te guste tanto como a mí🌻
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Ey, ¡el contenido de este blog está protegido!