Gadi en Irlanda

Curiosidades sobre Irlanda que te sorprenderán Y que quizás te sirvan para planificar tu próximo proyecto

¡Parece que ha pasado una eternidad desde la última vez que escribí en el blog! ¿Qué tal lleváis el octubre? Espero que estéis leyendo a muchas autoras para el #LeoAutorasOct. Y si no lo estáis haciendo, no sé a qué esperáis. Justamente la semana pasada escribí una entrada recomendándoos literatura irlandesa escrita por mujeres que podéis leer aquí: Dublín: Ciudad de Literatura. Hoy, sin embargo, toca hablar de algo distinto, aunque relacionado con el tema: choques culturales.

¿Habéis sufrido uno alguna vez? Es difícil que ocurran en un país europeo y occidental como Irlanda si nos ponemos a comparar con otros países más lejanos, pero siempre hay detalles graciosos, curiosidades que nos sorprenden. Gracias a Javi, que necesitaba unas referencias para una historia, he preparado una lista con algunos de los más peculiares que he encontrado en esta isla esmeralda. Espero que os sea útil. ¡Me gustaría oíros hablar sobre vuestros proyectos literarios!

 

Transporte

1) Esto no debería sorprenderos: Dublín es cara. Bastante cara. Un viaje al centro con el bono de estudiante me cuesta 2,15 € (la tarifa más barata sin contar la infantil, vaya). Aunque viva en las afueras, hay que tener en cuenta que Dublín es una capital pequeña comparada con otras ciudades europeas como Barcelona, Berlín o París.

2) Los buses son de dos plantas, como en Londres, aunque amarillos.

Es muy divertido subir a la planta de arriba y ver cómo las ramas de los árboles azotan los cristales. ¡Yuju! Fuente.

3) Si no tienes bono de transporte, tienes que pagar en el autobús el precio más justo posible, porque no tienen cambio ni aceptan billetes. Solo hay que mencionarle el destino al autobusero, ya que el precio varía según el número de paradas que viajes. Si tienes bono, funciona parecido: hay que decirle el destino al autobusero y pasar la tarjeta por un detector que te descuenta el precio. Por otro lado, hay otro detector en la entrada del bus a la derecha; pero hay que tener cuidado, porque solo sale a cuenta picar ahí si viajas lo equivalente a la máxima tarifa posible: 2,60 €  para un adulto (solo en Dublin Bus) y 3,30 € en metálico.

4) En los trenes (DART) y tranvías (LUAS) hay que picar en la entrada y salida del trayecto, ya que te descuentan el saldo total y te devuelven la diferencia.

5) No hay que olvidarlo: ¡en Irlanda se conduce por la izquierda!

 

Alimentación

1) Aquí existe el Irish tea, que no es más que una mezcla de té negro bastante fuerte, pero que con leche y azúcar entra muy bien. La marca más típica posiblemente sea Barry’s Tea o Lyons. Y ¿sabéis las bolsitas de té? Pues ninguna viene con el típico cordón que se utiliza para retirar el saquito una vez infusionado.

Todo bien hasta que tienes que sacar la bolsita con treinta cucharas y acabas con el suelo salpicado de té y las manos en carne viva. Fuente.

2) La Fanta no es muy popular por alguna razón, aunque existe una marca que le hace la competencia llamada Club. No hay gran diferencia entre un sabor y otro… Son tan distintas como la Coca-Cola y la Pepsi.

3) El IVA del alcohol es muy elevado. Es difícil encontrar algo de calidad y que no te haga trizas el riñón a menos de veinte o veinticinco euros. La cerveza sale mejor de precio y hay para todos los gustos, aunque mucha gente opta por la sidra de manzana, que es algo más dulce que la cerveza estándar.

La opción adecuada si tienes pocos recursos y eres de paladar dulce. Fuente.

4) La leche es muy fresca. Tan fresca que ya se me ha cortado dos veces. Se pasteuriza, pero caduca a la semana o menos, a los tres días exactos de haberla abierto. Por algo Irlanda es famosa por sus lácteos, incluyendo yogures y mantequilla (los yogures de avellana son placer en estado puro). En España estamos acostumbrados a la leche ultrapasteurizada (UHT), que dura meses sin necesidad de refrigerarla. Para que os hagáis una idea de lo poco popular que es la leche UHT, el otro día encontré en el Lidl una única marca con esas siglas en la etiqueta… pero era sin lactosa. ¡Y está terriblemente dulce!

La leche suele venderse en estas garrafas o en tetrabriks de un litro. Fuente.

 

Otras curiosidades no menos importantes

1) A estas alturas de octubre el sol se pone sobre las siete de la tarde. Y hacia noviembre y diciembre se pondrá entre las cuatro y las cinco. El otro día unos cuantos compañeros organizaron una actividad llamada Movie Night… ¡a las seis de la tarde! ¡Night! ¡A las seis!

2) Tristemente el irlandés está perdiendo hablantes. Es un idioma de enseñanza obligatoria, pero las generaciones están perdiendo la costumbre de hablarlo. Las señales, los documentos oficiales y otros elementos de carácter más gubernamental están escritos tanto en inglés como en irlandés, pero a la hora de la práctica casi nadie lo habla, lo que es una pena.

3) La gente es muy agradable, parecen estar siempre de buen humor. Desde el señor de una cafetería hasta el dependiente del Lidl, siempre intentan entablar una conversación y reír un poco, sea la hora que sea. Y ¡no os equivoquéis con los tópicos! Aquí no todos son pelirrojos y claros de piel. De hecho, en Irlanda viven más personas de raíces extranjeras que no irlandesas, por lo que es multicultural. Sus habitantes acogen a cualquier persona con los brazos abiertos.

4) Como he mencionado dos apartados antes, es mejor ser precavido y llevar siempre suelto encima. A veces algunas máquinas no dan cambio y es algo frustrante pagar de más. Además, hay que prestar atención a la hora de pagar, porque casi todos los locales aplican el cash rounding¿Qué es eso? Consiste en redondear el precio final a pagar a la alza o a la baja para evitar devolver el cambio con monedas de uno o dos céntimos. En esta web explican muy bien cómo y por qué se aplica esta política en algunos establecimientos. (¿Gardaí? ¡Alguien se ha quedado mi céntimo de vuelta!).

5) La librería y papelería más popular es Eason. Si le cambiasen el nombre por Casa del Libro me creería que sigo en Barcelona, porque son cadenas muy parecidas.

¡Una curiosidad! Por alguna razón las libretas de cuadrícula pequeña no son populares en Irlanda. Tuve que comprar la mía en Tiger, mientras que en Eason solo encontraba papel milimetrado y las libretas grapadas de la marca Aisling.

Justamente la misma que tengo yo. Fuente.

6) Los bazares chinos son casi inexistentes, algo que me sorprende bastante. Los negocios asiáticos más populares son los take away, donde puedes pedir comida para llevar o a domicilio a un precio bastante asequible. Hay uno en cada esquina, y no exagero.

 

Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya aportado datos útiles que podáis utilizar para futuros proyectos o que simplemente hayan saciado vuestra curiosidad. Y, como dirían en irlandés, go raibh maith agaibh, o en otras palabras… ¡gracias!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 comentarios en “Curiosidades sobre Irlanda que te sorprenderán Y que quizás te sirvan para planificar tu próximo proyecto

  1. Ostras! Desconocía todas estas curiosidades y me ha encantado leer el artículo! Tal vez no vaya nunca pero soñar es gratis y tú lo describes todo estupendamente 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *