Blog

Cómo ayudar a los artistas y no fallar en el intento Una guía básica, punto por punto

Estoy convencida de que muchos de vosotros ya habéis empezado las clases esta semana, ¡muchos ánimos! Y para los que no estudiáis, seguro que ya habéis empezado a trabajar. Los artistas no somos menos: trabajamos mucho y a veces a duras penas vemos una recompensa. De algo parecido hablé en una de las entradas del blog, donde mencioné que los escritores trabajábamos incluso en vacaciones. Pero esta entrada es distinta y abarca a todos los artistas en general, tanto sean ilustradores, músicos, pintores, escritores…

artista

1. m. y f. Persona que cultiva alguna de las bellas artes.

(Fuente: DLE).

Por desgracia los artistas no ganamos en función al tiempo en que trabajamos, sino según la eficiencia y miles de factores más. Al principio puede parecer una medida justa (ganar según lo que se produce), pero ya no lo es tanto cuando el estrés, las prisas, la necesidad de innovar y el síndrome del impostor nos acechan. Y si le sumamos a toda esa gente que roba el arte de otras personas sin dar el más mínimo crédito, es obvio que los artistas pierden hasta reconocimiento (y no, decir «créditos al artista» bajo la imagen que has robado no sirve de nada. Sigues siendo un ladrón apestoso).

Hace unos meses encontré esta imagen por Twitter de la cuenta @imzeferino que resumía en unos pocos puntos cómo apoyar a los artistas tanto con o sin dinero. Vamos a darles un repaso y a profundizar en algunos de esos consejos que son bastantes interesantes y que demuestran bien claro que: ¡no hace falta tener dinero para apoyar a un artista!

 

Cómo apoyar a un artista

Con dinero

  • Convertirte en mecenas: existen decenas de plataformas de micromecenazgo. Además, no todos los artistas disponen de uno (en ese caso hay que preguntar o investigar si tienen uno). Las webs más comunes son Patreon y Kickstarter, pero hay una diferencia elemental entre la dos: Patreon consiste en donar una pequeña cantidad de dinero para recibir recompensas mes a mes mientras que en Kickstarter se lanzan proyectos más grandes. En Kickstarter los artistas tienen una meta de dinero para lanzar un producto y los mecenas donan una vez a cambio de un premio. Normalmente cuando el dinero recaudado no alcanza los límites previstos, el proyecto se cancela y se devuelve el dinero a los mecenas.
  • Invítalo a un café en Ko-fi: se podría decir que Ko-fi también es una plataforma de mecenazgo, pero creo que es algo que depende más de cómo se utilice. La idea es sencilla: una persona entrega 3 € (lo que equivaldría a invitar a un café) a un artista, pero no tiene por qué recibir nada a cambio. Es una forma de hacer un pequeño detalle a un artista como muestra de gratitud por lo que hace. Por ejemplo, yo también tengo un perfil de Ko-fi donde podéis donar si queréis: mi Ko-fi.
  • Pide comisiones: este punto está más enfocado a los ilustradores, a los que se les suele pedir comisiones. En el caso de los escritores, por ejemplo, equivaldría al punto siguiente, que sería comprar sus productos.
  • Compra sus productos: nada más que añadir.

Sin dinero

  • Dale me gusta (o retuit) a sus publicaciones: es el gesto más sencillo y, aunque no lo parezca, los artistas lo agradecemos mucho. Sabemos que hay una persona que de verdad ha disfrutado con lo que hemos hecho. Es una de las mejores sensaciones que existen y consiste tan solo en darle a un botón.
  • Deja buenos comentarios: va un paso más allá que simplemente darle me gusta a una publicación. Dejar buenos comentarios (o comentarios críticos sin sobrepasar la barrera de lo ofensivo) puede alegrar el día de más de un artista. Os aseguro que somos quienes más apreciamos que una persona se tome su tiempo y esfuerzo en valorar una obra nuestra.
  • Comparte su arte: no publiquéis el arte de otra persona sin darle crédito.
  • Comparte su arte con tus amigos: habla de ese artista que tanto te gusta. Recomiéndalo. Al igual que hablas de esa película que viste en el cine ayer, menciona ese libro que descubriste en la librería y te encantó.

 

¡Y hasta aquí las recomendaciones de hoy! Estoy segura de que más de un artista os agradecerá que apliquéis todos estos puntos en vuestro día a día. El arte no tiene menos valor por que esté producido a menos escala. Hay pequeños artistas que trabajan duro por vivir algún día de lo que realmente les gusta. Y recordad: ¡el amor al arte nunca da de comer!

¿Tenéis más consejos que se puedan añadir a la lista? ¡Contadme!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *