Técnicas narrativas

5 errores de un escritor novel ¡Evítalos!

El otro día oí en uno de los tantos concursos de televisión a un chico que se describía a sí mismo como «escritor nobel» refiriéndose más bien a «novel», y todo porque había pronunciado una palabra aguda en vez de llana (la Real Academia Española recomienda que se diga nobél en vez de nóbel). La confusión me arrancó un par de carcajadas, eso sí: hay mucha diferencia entre uno y otro. Puede que no se base en ser mejor o peor escritor, sino en en lo que se refiere a la experiencia. Por eso, hoy os voy a contar los errores más frecuentes que encuentro entre los escritores noveles.

Antes de todo, quiero decir que esta entrada está escrita desde el respeto. No quiero que me malinterpretéis y penséis que por cometer estos errores signifique que seáis malos escritores. NO. Todo el mundo empieza desde el principio y es normal pecar de lo mismo, pero para ello existe la práctica: ¡no os preocupéis! Y tampoco os toméis esta guía tan a pecho. No pasa nada por poner un gerundio ahí o allá… Pero escribir demasiados sí que puede ser molesto para el lector. Todo depende de vuestro estilo. ¡Y ya sabemos que cada escritor es un mundo!

1-. Intercalar narrador y autor. Aunque el narrador sea externo, su voz y la del autor no pueden ser la misma. A veces ocurre que en medio de una frase se incluye una opinión inesperada y que no tiene nada que ver con lo que se está narrando, por lo que desconecta totalmente de la historia.

2-. Diálogos solitarios. Muchas veces se incluyen diálogos, pero no se da énfasis a la forma de hablar del personaje. ¡Es muy importante detallar de vez en cuándo cómo se está diciendo una frase! No es lo mismo decirle a tu amigo «mírate» con asco, pena u orgullo, balbuceando o tartamudeando. Incluir los sentimientos de un personaje a su forma de hablar da mucha información sobre cómo se siente en ese momento, su carácter, el tipo de persona que es y su edad sin describirlo expresamente.

3-. Demasiados gerundios. Está bien escribir alguno, pero cuando se añaden demasiados en un párrafo se acaban acumulando y resultan muy pesados de leer porque ralentizan la narración.

4-. Clichés. Un cliché entre los escritores noveles (es un chiste muy malo, pero ¿a que os ha hecho gracia?). Solo se puede arreglar leyendo y leyendo y leyendo…

5-. Comillas inglesas. Por favor. Podéis comprobarlo en cualquier novela: en español se utilizan las comillas angulares (« »). Para ser exactos, se utilizan en un orden determinado: comillas angulares, inglesas (” “) y simples (‘ ‘).

¿Qué os han parecido? ¡Podéis dejarme más consejos en los comentarios! Os espero.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *